Desempleado, los primeros días

Publicado por Martín Rafael en

¿Desempleado?, y todo empezó al sonar el teléfono y ver que era la extensión de Recursos Humanos para invitarte a pasar a su oficina porque necesitaban hablar contigo. Oh sorpresa, es para darte las gracias y decirte que ya no requieren tus servicios y rematan diciendo que lo sienten mucho.

Estar desempleado es una palabra que los que estamos acostumbrados al mundo Godín, no quisiéramos pronunciar y mucho menos vivir.

Pero es la realidad, despiertas al otro día y tienes que asimilar la situación.

Asimilar la situación es esencial para afrontar el desempleo
Despiertas y recuerdas que no tienes trabajo.
Hay que asimilar la situación.
(fuente: Imagen de Free-Photos en Pixabay)

Si nunca habías estado desempleado, te estarás preguntando que hacer ahora. Para otros mortales que trabajan por obra, están acostumbrados a esto y saben que hacer pero existimos otros a los que se nos viene el mundo encima.

Siendo Godín y después de que a mí me ha pasado varias veces, te sugeriré lo que considero debes hacer de inicio mientras te colocas de nuevo, si es que te colocas de nuevo.

Espero te sea útil esta serie de tres artículos que van alrededor del desempleo.

Te comento que este artículo contiene enlaces a programa de afiliados. Si usas alguno de ellos no te cuesta nada adicional y me ayudas

Convéncete de lo que te pasa

Sé que eres muy bueno en tu especialidad y que no demorarán en llamarte de otra empresa para decirte que tienen una oferta que, como dice el padrino, no podrás rechazar.

Sin embargo, pasa un mes, tres meses, ¡un año1!, ¡dos años!!!! y no te colocas de nuevo y solo ves como tus recursos se escurren entre tus manos. Lo peor es que ni siquiera te han hablado para una entrevista o han sido pocas.

Antes de que llegues a esa situación, te recomiendo lo siguiente.

Pon los pies sobre la tierra y convéncete de que no tienes trabajo. Tu trabajo ahora, es conseguir un medio para sostenerte a tu familia. Imagina que pasará mucho tiempo sin que te coloques de nuevo.

Preparar el escenario mientras estás desempleado
Recuerda que no tienes trabajo y prepárate para el peor escenario.
(fuente: Imagen de SolGar en Pixabay)

No es para que te angusties ni te estreses, es para pintar un escenario probable y en base a ello planees tu vida y definas acciones. Créeme que esto es mejor a tener que vivir reaccionando siempre.

Si corres con suerte, encontrarás un empleo de nuevo pero al menos ya estarás preparado para un escenario que no deseas. Bien por ti, pero si no sucede, sigue leyendo.

Proyecta tu flujo de efectivo

Entre lo primero que tienes que hacer, es trazar un flujo de efectivo o, en otras palabras, saber cómo se moverán tus recursos en el tiempo.

Empieza haciendo una recopilación de todos los recursos con los que cuentas hoy mismo como por ejemplo, el monto de tu liquidación, los ahorros que tienes y cualquier otra fuente de dinero.

Suma todo lo anterior y tómalo como punto de partida para el cálculo que harás a continuación.

Los gastos

Ahora has una lista de todos los gastos en los que incurres y proyéctalos en el tiempo.

Te sugiero hagas una línea de tiempo dividida en quincenas.

Suma todos los gastos que estimas por quincena y réstalo a la cantidad de recursos que hoy tienes y que calculaste en párrafos anteriores. El resultado es el dinero con el que contarás la primera quincena en la que estas desempleado.

Repite lo mismo en cada quincena y réstalo de lo que te quedó en la quincena anterior. Has esta proyección hasta que veas en que momento te quedas sin recursos.

¿Captaste la idea? Has hecho una proyección de hasta cuando puedes estar sin trabajo. Créeme que es bueno saber esto. Repito, no es para que te angusties.

Hacer un flujo de te efectivo, ayudará a saber donde estás parado
Muy importante en esta fase, conocer como se «moverá» tu dinero.
(fuente: Imagen de William Iven en Pixabay

Además de los gastos esenciales como comida, despensa, ropa, luz, agua, gas entre otros, no dejes de considerar las colegiaturas, gastos de transporte, gasolina, pago del seguro médico y del seguro del automóvil, servicios mecánicos programados, pagos de impuestos como el anual del predio, derechos vehiculares y otros impuestos que tú sabes el monto aproximado y el tiempo en el que te llegarán.

Considera un monto para diversión, tampoco es para victimizarnos. ¿Un paseo?, se vale, apúntalo con su respectivo costo.

Toma en cuenta situaciones inesperadas como enfermedades y calcula un monto para consultas médicas y medicinas; considera también la reparación de electrodomésticos (no sé porqué todo se descompone cuando estás sin trabajo). El auto también conspira contra ti y se descompone, considera un monto.

Otros ingresos

Regreso a los ingresos porque seguro te acordaste que te deben un bono que te pagarán en tres meses o una comisión pendiente de pago.

Ah, y seguro te llegará dinero como resultado de tu declaración anual que reportará un monto a tu favor.

Sigue pensando que más te puede llegar y así como hiciste con los gastos, has lo mismo con los ingresos y registra el monto aproximado por quincena y ahora súmalo a los recursos que te quedaron en la quincena anterior.

Sorpresa, te vas dando cuenta que también hay recursos que vendrán con el tiempo y te darán una nueva proyección de tus recursos. La cosa se ve mejor, ¿o no?

No olvides otras fuentes de ingresos y agrégalas a tu proyección de efectivo
No olvides otras fuentes de ingreso y agrégalas a tu proyección de efectivo.
(fuente: Imagen de Markus Schwedt en Pixabay)

Como otros ingresos, considera también el pago de utilidades (si cuentas con esta prestación).

Tal vez tengas por ahí un pagaré que está por vencerse o algún otro instrumento del mercado de valores del cual sabes cuándo se vence y tienes idea de cuánto recibirás.

¿Tenías acciones de la empresa? Investiga cómo y cuándo puedes retirarlas y agrégalas a tu proyección.

Tal vez prestaste dinero a un amigo o un familiar, y es tiempo de recordarle que te debe ese dinero, considéralo como otro ingreso más y proyéctalo en tu flujo de efectivo.

¿Le rentas a alguien u obtienes ingresos mensuales por algún pago recurrente? Apúntalo también.

Revisa ahora tu nueva proyección de flujo y verás que esta se ha modificado extendiendo el día en que estarás con cero recursos.

Apóyate de una hoja de cálculo como Excel para hacer esta proyección.

Si no sabes cómo hacer una, yo te puedo enviar una que desarrollé hace tiempo, solo pídemela a través de la sección Contacto y te la enviaré con gusto y sin costo para ti.

Define acciones

Ahora viene lo bueno, analiza y realiza un plan de acción.

No te quedes viendo qué bonita quedó tu proyección, vela con más detenimiento y piensa que gastos puedes reducir. Tal vez puedas eliminar de momento las clases de danza de tu hija o las clases de salsa que tu tomas, o bien, deja de comprar esas botanas que acostumbras o deja de tomar ese café que vale tres o cuatro veces más que el café de doña Lupe que te vende en la esquina de tu casa.

Deja de ir todos los jueves con tus amigos a un bar o al boliche; si son tus amigos, ellos te entenderán.

Checa lo que puedes reducir y hazlo; que no se quede en buenos deseos. Algunas cosas te dolerán pero es solo por un momento.

Una vez que sabes como se moverán tus recursos, define un plan de acción
Piensa que acciones puedes tomar para reducir gastos y actualiza tu proyección de recursos.
(fuente: Imagen de Sophie Janotta en Pixabay

¿Y solo revisamos gastos? No, siéntate y ve que oportunidades tienes para aumentar tus ingresos como por ejemplo, dar clases. Pueden ser a alumnos irregulares o temas para empresas, o tal vez puedas dar clases de baile, zumba, o ahora tú dar las clases de salsa. ¿Sabes tocar el piano? Enseña y cobra por ello.

Conviértete en freelancer y cobra por tus servicios.

¿Y si ofreces consultorías?

Te invito a que leas mi post Ofrece cursos, una alternativa de ingresos en donde te doy sugerencias de cómo aprovechar esa experiencia adquirida y traer ingresos extras.

Regresa a tu proyección de flujo de efectivo y refleja las reducciones de gastos, las oportunidades de otros ingresos y verás cómo cambia el panorama.

Conforme avance el tiempo, actualiza tu proyección. Si es necesario, toma otras acciones para mejorarlo pero no dejes de revisarlo pues tal vez en algún momento tendrás que tomar acciones más severas.

¿Y el CV?

Pues si piensas que eres la estrella que llamarán mañana, actualiza entonces tu CV y tenlo listo para enviarlo tan pronto detectes una oportunidad o que un familiar, conocido o amigo te llame porque se enteró de tu situación y se abrió una plaza en su empresa.

Tenlo actualizado porque si no te apuras, alguien se puede adelantar y tener preferencia en el proceso de selección.

Importante tener tu CV actualizado y listo para la primera oportunidad
No te olvides de tener actualizado tu CV.
(fuente: Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay)

No hagas un tratado de 20 páginas con toda tu experiencia, has un documento de no más de tres páginas, si puedes en dos, mucho mejor y si lo haces en una sola, excelente. Créeme que será más atractivo al de otros postulantes y llevarás a los reclutadores a fijarte en ti sin cansarlos con tanta información que luego tiran a la basura.

Usa las redes sociales para promoverte. Si tus amigos se enteraron de tu último viaje a las Bahamas, ¿por qué no enterarse que estas desempleado y que te ayuden?

Dale un giro al uso que hoy le das al Facebook, Instagram, Twitter y WhatsApp y en lugar de ir al chisme, ve y promuévete (no te exhibas, es diferente).

Pinterest no es una red social, es un buscador pero si lo sabes usar, te ayudará a promover tu CV y tener mayor alcance.

Considera Linkedin. No solo subas tu CV, interactúa en esta red comentando artículos de otros o ingresando tu artículo, esto te ayudará a ampliar tu alcance y puedas ser observado por reclutadores.

Visita las páginas de OCC, Michael Page, Adecco, Manpower, Computrabajo, etcétera, sube tu CV y genera buscadores de empleo para que recibas notificaciones de oportunidades de trabajo.

Recurre a viejos amigos, clientes que tuviste, amigos de la infancia, familiares, a todo mundo que conozcas para que te ayuden a promover tu CV.

Lo que no debes hacer

Por muy estrella que seas, hoy día todos los puestos están más competidos y hay candidatos que te arrebatarán una oportunidad por menos sueldo al que tú estás acostumbrado.

Con esto te digo que no te quedes inactivo esperando llamadas, ponte las pilas y toma acciones para que te encuentren. De lo contrario, puede pasar más tiempo del que imaginas para volverte a colocar.

Otra cosa que no debes hacer, es quedarte viendo la TV todos los días, descansa si pero no exageres.

La inactividad, es lo peor que se puede hacer cuando estás desempleado
Date un descanso pero no te quedes en la inactividad.
(fuente: Imagen de mohamed Hassan en Pixabay)

No dejes que la depresión te domine. Sé que es angustiante ver cómo pasa el tiempo y no encuentres trabajo pero no dejes que esto te afecte pues te inmoviliza y es lo que menos te debe pasar.

No reprimas tus sentimientos, si necesitas llorar porque la situación te está agobiando, SE VALE, ve a un rincón y desahoga esos sentimientos. Una vez que hayas terminado, regresa a tu vida y sigue luchando, tampoco se vale hacerse la víctima y no hacer nada.

Nada peor que guardarse sentimientos pues te harán daño. Tú mejor que nadie sabe la situación que estas viviendo.

Si hay con quien puedas hablar sobre tu situación, hazlo, toma la ayuda de alguien. El que te escuchen, ayuda mucho.

Hay quienes ante las preocupaciones, estas las mitigan al ir de compras. Esto no solo te afecta en tu economía sino que agrava tu situación emocional pues al reducir tus recursos y afectar tu flujo de efectivo, te preocupas de nuevo, te estresas y entonces se convierte en un círculo del que te costará trabajo salir.

Date un respiro

A pesar de que no es una buena noticia el estar desempleado, considera en los primeros días, darte un descanso y con ello renovar tus fuerzas, aclarar ideas y regresar renovado con las pilas cargadas.

Recuerda esos momentos de presión en los que estabas en la oficina y que salías muy tarde para terminar las asignaciones y que te tenían al borde de un ataque de estrés.

Pues bien, considera un viaje; prémiate y otórgate un descanso.

Regresa a la proyección del flujo que has hecho, y considera los gastos de un viaje y analiza como lo puedes realizar sin que afecte mucho tu proyección.

Para ello, considera un hotel de menos estrellas, boletos de avión en la tarifa turista más baja o viajar en autobús; aprovecha paquetes que te den lo mismo por menor precio, en fin, que puedas darte un pequeño placer antes de volver a tomar las riendas de tu destino y encontrar trabajo de nuevo.

Si está a tu alcance, date la oportunidad de pasear.
Considera un viaje que te reanime, solo cuida los gastos.
(fuente: Imagen de Jan Vašek en Pixabay)

Otra alternativa es visitar a ese familiar que vive en otra provincia y que no has visto por un gran tiempo y hoy te puede dar alojamiento. Apóyalo con los gastos de comida y si por alguna razón no te puede dar alojamiento, seguro te recomendará un lugar bueno y barato donde pasar la noche.

Lo mejor es que en un caso u otro, seguramente te llevará a lugares que no son conocidos que disfrutarás igual o más que los que acostumbrabas visitar.

Aprovecha tu mejor activo, el tiempo

Ahora que estás desempleado, cuentas con el mejor activo que mucha gente desea (además del dinero) que es el tiempo. Ahora tienes más tiempo para aprovecharlo a tu favor.

Aquí algunas ideas de cómo aprovecharlo:

  • Pasa tiempo con tu cónyuge e hijos, ve al parque, pasea con ellos en bicicleta, asiste a sus torneos o a sus presentaciones artísticas. Deja el celular por un rato y disfruta su gol, su concierto, su actuación, en fin, has presencia con tus seres queridos.
  • Visita a tus padres y familia. Tal vez no has dejado de hablarles pero por el trabajo no los has podido ver, que tal si ahora tú los invitas a desayunar.
  • Aumenta tu nivel cultural visitando museos, asistiendo a conciertos, exposiciones artísticas. Esto amplia la forma de ver las cosas. Hay una variedad de lugares a los que puedes ir y si investigas bien, sabrás en que días las entradas son gratuitas.
  • Ve a tomar un café con tu cónyuge o tan solo sal a caminar. Quién sabe si cuando recuperes tu trabajo, ya no tengas tiempo para hacerlo.
  • Planea un encuentro con amigos de la infancia, de la primaria, secundaria o de cualquier nivel, hoy los puedes volver a ver. Quien sabe si tengas la oportunidad de reunirte con ellos de nuevo.
  • Ve solo a tomar un café o comprarte un helado, o sal a comer tu solo y aprende a disfrutar el estar solo (no en la soledad)
  • Capacítate. Toma clases de inglés o certifícate en esa especialidad que te diferenciará de otros. O termina la Universidad si es que no lo hayas hecho. Aprovecha este tiempo.

Así como estás, podrás encontrar más opciones para aprovechar tu tiempo. Y como ves, son situaciones tan sencillas.

Utiliza el tiempo para crecer de manera personal
Lo que más tienes ahora es tiempo, aprovéchalo al máximo.
(fuente: Imagen de 5688709 en Pixabay)

Hoy es una oportunidad que no sabes cuánto durará, aprovéchala.

Te invito a que veas mi post Crecimiento personal, invierte en capacitación que te da ideas con respecto a capacitarte en estos tiempos.

También puede interesarte el artículo sobre el Museo Dolores Olmedo.

El papel de la pareja cuando estás desempleado

Ante la situación que hoy vives, el papel de la pareja puede ser clave. Y digo que puede ser porque no siempre recibirás el apoyo de tu pareja.

Siéntense y platiquen sobre la situación. Desarrollen juntos el flujo de efectivo del que hemos platicado, definan el plan de acción y pónganlo en marcha.

La pareja puede ser clave para salir adelante mientras estás desempleado
Platica con tu pareja de la situación y hagan un plan juntos.
(fuente: Imagen de StockSnap en Pixabay)

Ahora bien, sé que a veces la pareja no entiende lo que pasa, no lo puede asimilar o es demasiado optimista y no te apoya o cree que exageras y piensa que esto pronto cambiará.

Si no ves apoyo o no comprende tu sentir en lo que te colocas de nuevo, hazlo a un lado y empieza a actuar. Remarás contra corriente porque tú tomarás acciones para bajar gastos y tu pareja lo gasta en otro lado. Llegarás a discutir pero no bajes los brazos.

Esto no es exclusivo de un género, lo mismo sucede en el hombre como con la mujer y uno de los dos es quien gasta más, es quien no ve la situación real, quien no sabe ahorrar, no sabe administrar o no quiere hacerlo, en fin que no es problema para ellos y no te apoya.

No es cuestión de género, es más bien de actitud ante una situación difícil que no esperaba vivir. Sé que es difícil estar desempleado pero el hecho de que al menos uno de la familia pueda hacer un plan de acción, ayuda para salir adelante.

Si tu pareja entiende y va contigo, has ganado mucho y ayudará en estas etapas duras.

Esto apenas comienza

Esto apenas es el comienzo de una fase de tu vida que puede alargarse pero prepárate para enfrentarlo de la mejor manera.

Así como puede ser difícil estar desempleado, también puede ser el inicio de una nueva vida. De esto te hablaré en otro artículo, pues así como estarás buscando empleo, también puede ser el parteaguas para empezar otra vida como emprendedor.

Y retomando mi comentario al inicio de este post, este es el primero de tres artículos para cuando estás desempleado y de los que no tardaré en publicar.

En uno de estos artículos te hablaré sobre cambiar tu estilo de vida mientras te colocas. En otro artículo, te hablaré sobre la oportunidad de cambiar tu forma de vida e ir de empleado a ser dueño de tu tiempo y tener independencia financiera.

Espéralos.

Mientras tanto y como siempre, espero que este artículo haya sido útil y te haya aportado algo. Compártelo con tus familiares y amigos. Aunque no lo creas, esto me ayuda mucho.

No olvides visitar las secciones Para conocer mas y Productos.

Me gustaría saber tus comentarios sobre el artículo.

Nos vemos pronto con el segundo artículo sobre este tema.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares